¿Sabías qué? ¿cuáles son los beneficios del queso en nuestra salud?

El consumo de queso, como el de cualquier otro alimento, debe ser moderado, pero no por ello debemos privarnos de darnos este gusto. Es cierto que hay que tener cuidado en casos de hipertensión o hipercolesterolemia, pero es curioso que en países como Francia o Grecia, donde el consumo de queso per cápita es muy elevado, la tasa de enfermedades cardiovasculares es relativamente baja, puede ser debido a que su dieta es rica en vegetales.
El queso comparte casi las mismas propiedades nutricionales de la leche, con la excepción de una mayor concentración de grasas. No pasemos por alto que se trata de una fuente proteica de alto valor biológico, con un importante aporte de calcio y fósforo, necesarios en la remineralización ósea. Un alimento rico en vitaminas liposolubles como la A y la B o todo en vitaminas hidrosolubles con o la B1 y la B2. Protegen de infecciones, cuidan la piel, mejoran la cicatrización y favorecen el buen funcionamiento del sistema nervioso y cardiovascular.
Esta riqueza nutricional que el queso aporta debería estar presente en una dieta sana y equilibrada.
Durante nuestra infancia los principales componentes del queso son vitales para el crecimiento de los niños. Es en estas edades cuando el calcio y el fósforo se fijan más a los huesos. El proceso de osificación se completa alrededor de los 25 años de edad. El último hueso que se osifica es el esternón. De aquí que la ingesta de calcio se a tan importante en la niñez y en la adolescencia y más aún en el caso de las mujeres que se enfrentan a una pérdida de masa ósea importante a lo largo de su madurez y vejez.

El Calcio también es esencial para la contracción muscular, la transmisión de los impulsos nerviosos y la coagulación de la sangre.
Hay que tener en cuenta que diariamente se elimina y renueva parte del Calcio que conforma nuestros huesos. Para la salud de los mismos, los especialistas aconsejan aumentar el consumo de productos lácteos y, además, realizar actividad física.
También en los dientes y en la prevención de la caries dental y del esmalte, es esencial el aporte de Calcio.

También es muy recomendable la ingesta de queso por su alto contenido en proteínas, calcio, fósforo y vitaminas. Durante el embarazo el cuerpo de la mujer atraviesa una etapa muy vulnerable, debe cuidar de si mismo al tiempo que da forma a un nuevo ser. Se recomienda prescindir de algunos tipos de queso durante el embarazo, sobre todo los elaborados con leche cruda, que pueden transmitir listeriosis.

Durante la menopausia, el papel del Calcio, el Fósforo y las Proteínas también es esencial para mantener una buena mineralización ósea, algo que en el proceso menopáusico suele empeorar. El peligro de osteoporosis y de que se activen enfermedades reumáticas es muy alto a partir de la Menopausia.

El aparato digestivo en la tercera edad es más delicado, por lo que los quesos frescos, cremosos y de pasta blanda son muy aconsejables.
El contenido en grasa no es óbice para que no se puedan tomar, ya que en todo caso afectaría a aquellas personas que tengan el metabolismo del colesterol alterado. A tener en cuenta que los quesos frescos que tienen bajo contenido graso.

Hay toda una serie de afecciones y enfermedades como por ejemplo del aparato digestivo, reumatológicas, del aparato cardiovascular, endocrino, etc, en las que el queso entra a formar parte de su régimen dietético cotidiano.