¿Sabías qué? El queso del Valle de Benasqués tiene un paladar lácteo que marida a la perfección con vinos tintos afrutados

En la entrada del Parque Natural de Posets-Maladeta, en el pueblo de Sahún (Huesca), cuyas fallas con una de las tradiciones más antiguas de la Alta Ribagorza, se elabora el Queso Artesano del Valle del Benasque, El Benasqués. 
Hace siglos, la tradición quesera de la zona se mantenía en casa y el queso del valle de Benasque (Pirineo) se elaboraba con leche de oveja, pero esta forma de producción se abandonó a mediados del siglo XX, al introducirse en el valle las vacas frisonas para la obtención de leche, ya que eran mucho más rentables que las ovejas. La quesería El Benasqués, es de ámbito familiar, elabora el queso según la tradición ancestral de los pastores benasqueses y logra una producción de elevada calidad gracias al control de la materia desde su origen.

El tipo de queso que se obtiene de las vacas frisonas, a las que se las ordeña cada 12 hrs y se selecciona en el momento la leche de primera calidad, da lugar a un queso mantecoso y fundente al paladar. Con un extracto en seco del 66%.
El color de la pasta es blanco marfil y su maduración está en torno a las 3 – 4 meses. El peso oscila entre los 600gr y los 3kg. Formato cilíndrico.
Fondos lácteos y suavemente salinos al paladar, mantecoso.

La leche se almacena en tanques refrigerados a 4º y se traslada a la sala de elaboración, para iniciar el proceso la leche se calienta a unos 34grados y luego se incorpora el fermento láctico y el cuajo. Se la deja reposar durante  una hora y media para que se produzca la coagulación.

Tras obtener la cuajada se corta, se desuera mediante filtros mecánicos y se introduce de forma manual en los moldes, dotados con un paño de quesería de algodón y lleno de pasta para pasar a la dase de prensado. Transcurridas 24 hrs las piezas se liberan de sus moldes, se salan y se introducen en la cava, una bodega natural subterránea donde los quesos permanecen entre 3 y 4 meses, tiempo en el que desarrollan los hongos o mohos y adquieren sus propiedades olganolépticas.
Durante este proceso los quesos se voltean y cepillan, y poco a poco se forma su corteza natural de color marrón azulado.

El Benasqués es un queso muy especial, de aromas animales, fúngicos y de madera húmeda, a queso de bodega, con un sabor láctico y dulce, con notas de cereal y un regusto exquisito a frutos secos (avellanas crudas).

Os recomendamos tomarlo con pan blanco, crujiente y recién hecho, acompañado con una copa de somontano de la región. Un placer exquisito al paladar.

Fuente Susaeta Quesos de España.