¿Sabías qué? España tiene una gran tradición ganadera y elabora auténticas joyas queseras, entre ellas encontramos las DOP y la IGP

España tiene una gran tradición ganadera, una gran cabaña con ovejas churras, merinas, manchegas, lachas, vacas frisonas, rubias gallega, pardo alpina, etc. Lo que nos lleva de la mano a tener la gran suerte de poder disfrutar de una importante tradición quesera. Durante siglos nuestra riqueza fueron las ovejas que pastaban nuestros campos y que transitaban por las Cañadas Reales haciendo la trashumancia. Este ganado servía como comida en algunas ocasiones y como fuente lechera en otras.
Incluso tenemos un héroe hispánico, Viriato, que antes de ser soldado y luchar contra los romanos era pastor de ovejas.
Existen infinidad de quesos, de distintos tipos y sabores, elaborados con eche de vaca, de oveja, cabra o mezcla de las tres leches. En cuanto a su formato, también tenemos distintas opciones, pudiendo disfrutar de quesos frescos, semicurados y curados. Elaborados con leche cruda o pasteurizada. Los hay azules, cremosos… Incluso alguno lleva vino y pimentón. Un amplio abanico que hace que estemos orgullosos de nuestra riqueza y tradición, haciendo que no nos conformemos con menos, ya que la calidad está garantizada con nuestras DOP.
En la actualidad los artesanos queseros de cada rincón de España elaboran el queso de forma artesanal añadiendo al proceso, las últimas tecnologías. Las tradición en la elaboración va pasando de padres a hijos, donde cada generación ha aportado su granito de arena, enriqueciendo el resultado que vemos a día de hoy.

A lo largo y ancho de España se producen y elaboran quesos amparados por Denominaciones de Origen Protegidas, I.G.P. o por Marcas de Calidad. A día de hoy, existen 26 quesos con D.O. P. y uno, el Queso de Valdeón está amparado como I.G.P. También hay muchísimos que carecen de estas garantías de calidad y no por ello menos buenos. Para nada hay que menospreciar el resto de joyas que nos agradan el paladar!.
Lo que si nos garantizan los quesos amparados por Denominación de Origen Protegida, es que han de ser elaborados con leche procedente de animales de razas de ganado adaptadas al medio natural de cada región, cuyas condiciones de alimentación y manejo están reguladas en el respectivo Reglamento con el objetivo de obtener productos de alta calidad y vinculados al medio geográfico de que proceden. Aunque estos requisitos serían suficientes por sí mismos para garantizar su origen, éste debe ir avalado por el Consejo Regulador de la Denominación de Origen correspondiente.
La leche destinada a la elaboración del queso, será de las especies y razas autorizadas, según las normas que marca el Reglamento y procederá exclusivamente de ganaderías inscritas y controladas por el Consejo Regulador y situadas en la zona de producción de la D.O. correspondiente.

La manipulación de la leche y la elaboración de los quesos se llevarán a cabo en las condiciones adecuadas en las industrias autorizadas. El producto final se somete a los análisis y controles correspondientes para poder garantizar su calidad.
Certificada la calidad, el Consejo entrega las contraetiquetas numeradas correspondientes a la industria elaboradora de dicho queso.
Estructura de control de todo el proceso de producción.-
El Control de la Denominación de Origen corresponde a su Consejo Regulador, órgano profesional formado por representantes del sector productor y elaborador.

Funciones del Consejo Regulador de la Denominación de Origen.-
Elaborar y controlar los distintos registros.
Orientar, vigilar y controlar la producción y calidad del queso protegido. Los servicios de Control y Vigilancia se realizan por Inspectores habilitados por la Administración correspondiente que actúan de forma imparcial respecto de los productores transformadores.

Calificar el producto.
Promocionar y defender la Denominación de Origen.
Resolver los expedientes sancionadores por incumplimiento del Reglamento.
Actuar con plena responsabilidad y capacidad jurídica para obligarse y comparecer en juicio, ejerciendo las acciones que le correspondan en su misión de representar y defender los intereses generales dela Denominación
Etiquetado de los quesos y tortas de queso con D.O.P. e I.G.P.
Las etiquetas comerciales, propias de cada firma inscrita, deben ser aprobadas por el Consejo Regulador de la D.O.P. correspondiente.
Figurará obligatoriamente en ellas la mención Denominación de Origen.
El producto destinado al consumo irá provisto de contraetiquetas numeradas y expedidas por el Consejo Regulador, que serán colocadas en la industria inscrita y siempre de forma que no permita una nueva utilización de las mismas.
Todos estos controles se hacen para que el consumidor tenga la completa seguridad de que cuando consume un queso español es de la máxima calidad.
Fuente: cerespain.