¿Sabías qué? La forma cónica, cóncava-convexa de del queso de tetilla es la que le da nombre, porque recuerda a una mama o «tetilla» y viene dada por los embudos en los que se deja cuajar la leche al inicio de su elaboración.

En el siglo I d. C. Plinio habla de unos sabrosos quesos de la Gallaecia a los que él llama "mamulas lactem" (mamillas de leche), aunque existen otro tipo de teorías que aseguranque este queso procede de un convento de monjas del siglo XI.
Se elabora en toda Galicia, aunque consta que la cuna originaria se asienta en A Coruña y una pequeña parte de Pontevedra y Lugo.
Se puede elaborar con leche cruda o pasteurizada. El Queso Tetilla se elabora con la leche de las vacas de vaca rubia y frisona que pacen en la cordillera costera, alimentándose con flores de nabo de otoño. Los maestros queseros modelaban los quesos a mano. Se añade el cuajo natural a la leche caliente (entre los 28 y los 32 °C), la masa se corta en grano grande y una vez está firme éste, se llenan los moldes o cuncas, que son ligeramente prensados para que el suero se expulse, el proceso finaliza con el salado de las piezas en la salmuera.
Se deja madurar en lugar fresco y no muy húmedo unos 7 días de media, aunque por lo general el proceso se alarga entre 15 y 20 días.
Se caracteriza por su forma de cono arqueada hacia el exterior o el interior, asemejándose a una teta.

Entre 9 y 15 cm de diámetro, su altura de 10 a 15 cm. Con un peso estimado de entre 750g y 1,5 kg. 

Corteza fina y amarilla, su pasta es compacta, tierna, cremosa y elástica. Color entre pajizo y marfil. Presenta escasos agujeros irregulares.

Sabor semicremoso y olor característico a flores de nabo, algo ácido. Textura grasa y agradable al paladar.

Al final del Camino de Santiago, se pueden adquirir quesos de tetilla en numerosos colmados.

Este queso se suele cortar en dados y se acompaña con porciones de dulce de membrillo. Tampoco te dejará impasible si lo combinas con puré de manzana.

Marida a la perfección con vinos afrutados en tacita de porcelana de las rías Baixas o tintos de Rioja.